Más de 70 millones de litros de crudo se volcaron al golfo


Mientras los ingenieros de British Petroleum (BP) preparaban ayer otro riesgoso plan para detener la fuga de petróleo que está devastando el Golfo de México, se estima que entre 70 y 110 millones de litros de petróleo ya se han derramado en el océano desde la explosión y hundimiento de la plataforma de la multinacional el pasado 20 de abril.

Hasta ahora, el mayor desastre había ocurrido en 1989 cuando encalló el petrolero Exxon Valdez, que vertió 40 millones de litros de crudo en el Prince William Sound, que se expandieron en unos 2.000 km de costa y provocó la mayor catástrofe ambiental en Alaska.

Después de reconocer el fracaso de sus intentos por taponar la tubería con lodos y productos químicos, los responsables de BP anunciaron que en una semana tratarán de poner una tapa. “En estos momentos nos dirigimos hacia una operación de contención”, señaló el director de BP, Bob Dudley.

“Nos tomaremos el tiempo necesario, ya que esto se realizará a una profundidad de 5.000 pies (1.500 metros) con robots y hay que ser muy cauteloso. Para finales de la semana tendremos todo preparado”, explicó Dudley. Sin embargo, existe la sensación de que el derrame continuará hasta agosto, cuando estarán listas dos tuberías de drenaje que BP está excavando en el lugar del desastre.

La consejera en temas medioambientales del presidente Barack Obama, Carol Browner, reconoció que es posible que el petróleo “continúe saliendo del pozo hasta agosto, cuando se termine la construcción de pozos secundarios”. afirmó que Eeuuse enfrenta a la “peor marea negra” de la historia del país.

Los responsables de BP reconocen que el mejor método para terminar con el vertido es la excavación de pozos secundarios que permitirían atenuar la presión del pozo principal y taponar definitivamente el vertido. Mientras tanto, cientos de miles de litros seguirán saliendo cada día a las aguas del Golfo de México.

Situación grave

Ante la gravedad de la situación y las presiones tanto de la Casa Blanca como de la población, BP busca desesperadamente un método para contener temporalmente el vertido. El nuevo procedimiento, afirman, en el corto plazo podría aumentar la contaminación y no hay certeza sobre la cantidad de crudo que podrá contener.

Otra cuestión podría agravar la situación, según advirtió el profesor de biología marina de la Universidad de Duke, Larry Crowder. En los dos próximos meses el petróleo se verá arrastrado por la corriente “Loop Current”, que forma una espiral en el golfo que fluye hacia el estrecho de Florida en dirección del Atlántico, y alcanzaría las islas del archipiélago de Keys (cerca de Florida), dueña de una de las barreras de coral más importantes del mundo.

http://www.lagaceta.com.ar

El gobierno norteamericano, BP y los estados afectados por la marea negra admitieron abiertamente ayer que el derrame de miles de barriles diarios podría extenderse hasta agosto, cuando se completen los dos pozos alternativos que se perforan para aliviar el vertido principal y que hoy aparece como la única solución definitiva para el problema.

Después de horas de éxito relativo, en los que no hubo fugas de crudo, BP anunció anteayer el fracaso de Top Kill, una operación que no logró sellar el pozo, a 1500 metros de la superficie, con una inyección de varias toneladas de lodo pesado.

El gigante energético británico prepara ahora un nuevo método para contener el crudo. No obstante, sus directivos advirtieron que no será una solución completa, sino sólo paliativa, hasta que comiencen a funcionar los nuevos pozos.

La nueva estrategia consiste en cerrar, mediante robots submarinos, la tubería rota de la que mana el crudo y cubrir los restos con lo que es básicamente una gigantesca campana o embudo, para luego enviar el petróleo contenido hacia supertanqueros en la superficie.

Este cuarto intento tardará entre cuatro y siete días hasta que esté operativo. La petrolera precisó que no tiene garantías de que el sistema funcione, debido a que nunca se ha intentado a esa profundidad y el embudo no retendría todo el crudo derramado.

El derrame, calificado ya como el peor desastre ecológico en la historia norteamericana, comenzó el 20 de abril pasado cuando una fuerte explosión desató un voraz incendio en la plataforma Deepwater Horizon, que se hundió 48 horas después. En el accidente fallaron los sistemas de seguridad de la conexión principal, cuyas válvulas no lograron cerrarse. El diario The New York Times afirmó ayer que BP ya arrastraba desde el año pasado preocupaciones por la seguridad del pozo, en particular la válvula que debía cerrarlo en caso de accidente y la envoltura de las tuberías.

Estimaciones erróneas

El derrame se ha convertido en el peor de la historia, luego de que un panel de expertos contratados por el gobierno norteamericano considerara que la fuga alcanzaría entre 12.000 y 19.000 barriles diarios. Las cifras se encuentran muy lejos de los 5000 barriles por día que había declarado BP.

Según la Casa Blanca, entre la estimación más baja y la más alta, hasta el momento el pozo escupió entre 68 millones y 147 millones de litros de petróleo, que desde el 20 de abril alimentan una descomunal marea negra que se encuentra a la deriva en las aguas del golfo.

En declaraciones al programa Meet the Press, de la cadena NBC, la asesora de Energía y Medio Ambiente de la Casa Blanca, Carol Browner, confirmó ayer las evaluaciones de los científicos y opinó que el derrame es “posiblemente el peor desastre ecológico” que haya afectado a Estados Unidos.

“Eso quiere decir que hay más petróleo que fluye al Golfo de México que en ningún otro momento de nuestra historia. Y significa que hay más crudo vertido que en el naufragio del petrolero Exxon Valdez [en Alaska, en 1989]”, agregó Browner.

La asesora de la Casa Blanca para Medio Ambiente también confirmó las peores estimaciones y pronósticos que alertan que es posible que el crudo siga manando en el lecho marino hasta agosto próximo.

La magnitud del desastre podría agravarse en las próximas semanas con la expansión de la marea negra, ya que la administración norteamericana espera la temporada de tormentas tropicales más intensa desde 2005, que prevé la formación de 8 a 14 huracanes.

http://www.lanacion.com.ar

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s