El supertelescopio ALMA revela su primera imagen


El proyecto astronómico Atacama Large Milimiter/submilimiter Array (ALMA) ha dado el pistoletazo de salida a sus operaciones científicas. Su primera imagen de prueba, que ‘retrata’ las galaxias Antena, ofrece una perspectiva que los telescopios ópticos e infrarrojos no pueden captar. La instalación cuenta con las herramientas de observación más precisas con longitudes de onda milimétricas y submilimétricas, y aún está en construcción.

El observatorio terrestre Atacama Large Millimeter/ submillimeter Array (ALMA), considerado el más complejo del mundo, ha abierto sus puertas a los astrónomos. El proyecto, ubicado en el Llano de Chajnantor (Chile), es fruto de una asociación internacional de Europa, Norteamérica y Asia del Este.

“Estamos viviendo un momento histórico para la ciencia, e incluso quizás para la evolución de la humanidad, porque comenzamos a usar al mayor observatorio que se está construyendo”, afirma Thijs de Graauw, director de ALMA.

El supertelescopio está compuesto por 66 antenas de radio de alta precisión interconectadas de manera que funcionan como un solo telescopio gigante. Pese a que aún está en construcción, es considerado por los científicos como el mejor de su clase.

“ALMA observa el universo en esas longitudes de onda milimétricas y submilimétricas de la luz, que son mucho más largas que las que vemos con nuestros ojos”, explica Alison Peck, científica adjunta al proyecto. “Con estas ondas podemos observar la formación de estrellas y planetas, investigar la astroquímica y detectar la luz que nos llega de las galaxias más antiguas”.

Las imágenes que capta son diferentes a las que conocemos del cosmos, lo que lo convierte en una herramienta novedosa y muy deseada para los científicos. Miles de astrónomos de todo el mundo han competido para estar entre los primeros investigadores que podrán explorar el universo con ALMA.

Hay un centenar de proyectos aceptados para los primeros nueve meses. “Fue realmente increíble recibir más de novecientos proyectos de astrónomos de todas partes del mundo, deseosos de utilizar ALMA en este primer período de observaciones científicas” señala Lewis Ball, subdirector del proyecto.

La primera ‘foto’ de ALMA

Antes de abrir las puertas al público, el equipo de ALMA ha probado los sistemas del observatorio durante los últimos meses. Uno de los resultados de estos ensayos es la primera imagen publicada por ALMA. Corresponde a las galaxias Antena, y se obtuvo usando solo 12 receptores —menos de los que se usarán para las primeras observaciones científicas— y con separaciones mucho menores entre ellos.

Antena son un dúo de galaxias en colisión en la constelación de Corvus con formas muy distorsionadas. El retrato de ALMA revela objetos no perceptibles mediante la luz visible, como las densas nubes de gas frío de formación de astros. Es la mejor imagen que se haya obtenido de estas galaxias en ondas milimétricas y submilimétricas.

Se observaron concentraciones masivas de gas nunca vistas, no solo en el centro de ambas galaxias, sino también en la zona de colisión. Allí, la cantidad de gas supera en miles de millones de veces la masa del Sol y constituye una rica reserva de material para las futuras generaciones de estrellas.

Este tipo de observaciones abren una nueva ventana en el universo submilimétrico y podrán ayudar a comprender cómo las colisiones de galaxias provocan el nacimiento de estrellas. Este es solo un ejemplo de cómo ALMA revela partes del cosmos que no pueden ser observadas por los telescopios ópticos e infrarrojos.

ALMA es capaz de ver el polvo cósmico, es decir, las frías cenizas que resultan de las explosiones de estrellas. El polvo cósmico y el gas frío definen las estructuras internas de las galaxias, aunque no podamos verlas claramente. ALMA buscará rastros de gas frío, a distancias tan lejanas que se remontan a unos pocos millones de años después del Big Bang.

Un proyecto en construcción

A medida que el observatorio crezca y se vayan incorporando nuevas antenas, aumentará exponencialmente la precisión, eficiencia y calidad de las observaciones. Cada nueva antena se incorporará al conjunto, conectándose a las demás mediante cables de fibra óptica. Los datos obtenidos por cada unidad son combinados por un supercomputador.

En 2013, ALMA será un conjunto de 66 antenas de radio ultraprecisas que trabajará al unísono en una extensión de 16 kilómetros, construido por los socios multinacionales de ALMA en Norteamérica, Asia del Este y Europa.

El director de ALMA, Thijs de Graauw, ha afirmado: “Hoy se consagra la exitosa colaboración de miles de personas de todo el mundo que trabajan en pos de un mismo objetivo: construir el radiotelescopio más avanzado del planeta para explorar los lugares más fríos y oscuros del universo, donde surgen las galaxias y estrellas, y quizá los orígenes mismos de la vida”.

Cinco proyectos de investigación españoles accederán a las primeras observaciones astronómicas con el telescopio ALMA

España es el país europeo cuyos científicos han obtenido más tiempo de observación en el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), situado en Chile, el 18% del total del tiempo asignado a proyectos procedentes de Europa.

Cinco proyectos de investigación liderados por científicos españoles participarán en los próximos nueve meses en la primera fase de operaciones del telescopio ALMA, el observatorio astronómico terrestre más complejo del mundo, que está ubicado en Chile.

Científicos de todo el mundo han presentado un total de 919 proyectos de investigación para la primera ronda de observaciones científicas –conocida como ‘Ciencia Inicial’- de ALMA, de los cuales se van a poder desarrollar 112, seleccionados por su excelencia científica. Entre esos 112, 35 son europeos y cinco de estos últimos son liderados por científicos españoles. Tres de estos investigadores pertenecen al Observatorio Astronómico Nacional – Instituto Geográfico Nacional (OAN-IGN), mientras que los otros dos trabajan en el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC).

Esto convierte a España en el país europeo cuyos científicos han obtenido en ALMA más tiempo de observación. En concreto, los proyectos liderados por investigadores de nuestro país dispondrán de un 18% del tiempo asignado a proyectos de observación de ALMA procedentes de Europa. Esta cifra es casi el doble del tiempo que le correspondería a España si los proyectos hubieran sido seleccionados según la contribución económica de cada país europeo al Observatorio Europeo Austral (ESO), y no de acuerdo a su excelencia científica, como así ha sido.

El supertelescopio comienza a funcionar

El observatorio ALMA es un proyecto internacional desarrollado en Chile por Europa, Norteamérica y Asia del Este. La construcción y operaciones de ALMA son dirigidas en nombre de Europa por ESO, constituido por 14 países, entre ellos España, que contribuye al presupuesto de esta organización con un 9,7% del total.

El pasado lunes 3 de octubre el Observatorio Europeo Austral anunció que el observatorio ALMA había abierto oficialmente sus puertas, empezando a obtener datos para los proyectos de investigación solicitados por astrónomos de todo el mundo. Este observatorio, aún en construcción, está instalado actualmente a 5.000 metros de altura en el llano de Chajnantor, en el norte de Chile. Se espera que esté concluido en 2013 y su conjunto estará formado por 66 antenas de radio ultra precisas que trabajarán al unísono en una extensión de 16 kilómetros.

Estos son los cinco trabajos liderados por españoles que han conseguido entrar en la fase de ‘Ciencia Inicial’ del supertelescopio.

“Huellas de la formación de estrellas y de núcleo galáctico activo en NGC1068: un estudio con ALMA”

Santiago García-Burillo, del Observatorio Astronómico Nacional – Instituto Geográfico Nacional (OAN-IGN), es el investigador principal de este proyecto. NGC1068 es una galaxia en cuyo centro conviven por un lado un agujero negro gigante en crecimiento, oscurecido por un disco molecular circunnuclear interno, y por otro un anillo de formación estelar muy intensa. Las observaciones que se plantean con ALMA permitirán separar la emisión de unos y otros componentes del gas molecular, con una precisión sin precedentes, ayudando a comprender los mecanismos de retroalimentación entre el agujero negro y el material que le rodea.

“El disco ecuatorial en rotación en el “Rectángulo Rojo”

Valentín Bujarrabal, del OAN-IGN, es el investigador principal. La nebulosa del Rectángulo Rojo es una espectacular nebulosa protoplanetaria en cuyo centro hay un joven sistema binario estelar y la única en la que se ha detectado un disco ecuatorial en rotación. Su estudio es básico para comprender qué sucede tras la muerte de un tipo de estrella de masa intermedia denominada AGB (Asymptotic Giant Branch) y por qué adopta esa forma la nebulosa planetaria. Se cree que ambos fenómenos se deben a una eyección de haces colimados muy veloces durante las primeras fases tras la muerte de la estrella.

“Estudio de la zona de formación de polvo en IRC+10216”

José Cernicharo, del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), es el investigador principal de este proyecto. La estrella IRC+10216 se encuentra envuelta de una densa capa de polvo. Utilizando el estudio del cianuro de hidrógeno (HCN) existente en esta zona, se podrá saber más acerca de las condiciones físicas que la dominan, lo que permitirá conocer la distribución espacial del gas alrededor de la estrella central, las condiciones físicoquímicas de esta zona y qué moléculas gobiernan las capas templadas intermedias.

“Tasas de formación estelar aumentadas por efectos dinámicos: la galaxia con formación estelar extrema NGC1614”

Antonio Usero, del OAN-IGN, es el investigador principal. La galaxia luminosa infrarroja NGC1614 es una galaxia espiral que cuenta con la mayor eficiencia de formación estelar jamás medida. Cuenta con un denso gas molecular y su alta producción estelar puede deberse a su inusual y corta dinámica en el tiempo.

“Condiciones físicas para la formación de planetas: el caso de T Cha”

Este proyecto es liderado por Nuria Huélamo, del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC). T Cha es una estrella joven rodeada por un disco de transición. Observaciones anteriores, obtenidas con VLT/NACO (ESO), permitieron detectar la presencia de lo que podría ser un planeta en formación. Con las capacidades únicas de ALMA se pretenden conocer las propiedades físicas del disco, estudiar su morfología y proporcionar claves para entender la física que gobierna los primeros estadios de la formación planetaria.

http://www.agenciasinc.es

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s