La inauguración del acelerador convaleciente


La inauguración del acelerador convaleciente

Los grandes mandatarios europeos se ausentan de la ceremonia de apertura de LHC, el mayor experimento de la historia, tras la avería que lo dejó inutilizado hace mes y medio

El día de la inauguración oficial del Large Hadron Collider (LHC) en Ginebra, el ánimo de los científicos que lo construyeron estaba sombrío por culpa de un agujero. No se trataba del mítico agujero negro que iba a provocar este experimento, el mayor de la historia de la humanidad, y tragarse el mundo, sino de un boquete mucho más prosaico: una perforación en el acelerador que obligó a detenerlo tan sólo nueve días después de ponerlo en marcha.

Una ceremonia de inauguración sin personalidades mundiales

El agujero del LHC no se tragó la Tierra, pero pareció ejercer un efecto repelente sobre varios mandatarios que hace meses habían planeado asistir a la inauguración de este gran experimento. Pese a lo previsto, el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, no se dejó ver por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas) este martes, y tampoco estuvieron presentes otras grandes figuras de la política europea como la canciller alemana Angela Merkel, que ha visitado el LHC hace poco, o el propio Príncipe Felipe de España, al que, en principio, se esperaba en la ceremonia.

En lugar de Sarkozy asistió el primer ministro francés, François Fillon. Él fue el encargado de mostrar el apoyo de su país al CERN y minimizar la importancia de la avería. “Estos accidentes son algo menor si los comparamos con la enorme ambición del LHC”, aseveró.

En el caso español, fue el secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, quien expresó su entusiasmo por el proyecto. “Si Europa quiere seguir siendo el mayor espacio de la economía del conocimiento y del bienestar, no nos queda otro remedio que apoyar este tipo de proyectos”, afirmó.

Defectos y virtud

En una tarde en la que el esfuerzo se concentró en hacer del defecto virtud, el director general del CERN, Robert Aymar, recordó que el LHC no es un experimento que comenzara el pasado 10 de septiembre. “Éste es un proyecto con más de 20 años llenos de desafíos que, gracias a la capacidad de los trabajadores del CERN, siempre se han superado”, apuntó.

Lejos de la corrección de los políticos, junto a las puertas del cuartel general del experimento CMS en el CERN, Teresa Rodrigo, coordinadora del sistema de alineamiento del experimento, reconocía que la avería ha sido un golpe importante para los científicos que aquí trabajan. “Es un día extraño para esta celebración, porque estamos un poco deprimidos”, decía, mientras fumaba un cigarrillo. “Habíamos esperado mucho tiempo y teníamos la esperanza de que en estos momentos estaríamos trabajando ya con colisiones. No hacerlo es un poco frustrante”, concluía.

Además de un agujero, en la inauguración del LHC también fue protagonista un Big Bang, aunque distinto del que se esperaba recrear con el experimento. La explosión de los sistemas financieros mundiales, que ha provocado una de las mayores crisis económicas de la historia, fue citada por Fillon para establecer una comparación generosa con el acelerador ahora convaleciente. “La crisis financiera nos muestra la cara más desestabilizadora de la globalización; el LHC es un ejemplo de sus aspectos más prometedores”, declaró el político.

Para justificar la ausencia de algunos líderes, el maremoto en los mercados podría ser un factor que añadir a los inconvenientes estéticos de inaugurar una máquina que está estropeada.

En estos momentos de crisis e incertidumbre, es discutible la conveniencia de ensalzar una catedral de la ciencia cuyas monumentales posibilidades científicas comenzarán a ser difíciles de vender si la crisis se agudiza. De esta opinión es Teresa Rodrigo. “La crisis nos va a afectar y ya nos está afectando. Hay programas parados que no se conceden porque existe cierta incertidumbre”, comentaba. “Si hay problemas, las inversiones en física van a ser de lo primero que se corte”, añadía la experta.

En todo caso, y en un discurso que podría resultar tranquilizador para la ciencia básica, Carlos Martínez aseguraba que, “pese a que la situación económica es deficiente, España seguirá apoyando al CERN”.

Banda sonora

La música de orquesta, las bandas sonoras épicas y las imágenes espectaculares trataron de hacer olvidar que cuando se planeó esta fiesta los resultados que se esperaban tener a día de hoy eran muy distintos.

El LHC estaría a punto de realizar su parada de invierno, en noviembre, pero ya se habrían producido algunas colisiones y los científicos tendrían material suficiente para empezar a hincar el diente. Nadie dijo que fuese a ser fácil, y la experiencia de experimentos que sólo tenían una parte de la complejidad del LHC llamaba a la cautela…sigue

publico.es

Reinauguración en la primavera de 2009

El acelerador de partículas de Ginebra no volverá a funcionar hasta mayo del próximo año, como mínimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s