Mendoza tendrá una antena espacial para estudiar el Universo profundo


Deep-spaceFue elegida por la Agencia Espacial Europea, que instaló otras dos en Australia y España. Logro argentino.

Mendoza fue seleccionada por la Agencia Espacial Europea para instalar una antena que servirá para estudiar el Universo profundo. El sitio seleccionado fue el sur de Malargüe y de este modo se transformó en el tercer lugar del mundo en contar con una antena que servirá para explorar el espacio, junto con España y Australia.

Se trata de la instalación de una estación espacial que estará formada por una antena de 35 metros de diámetro, 60 toneladas de peso y 40 metros de altura que llegará desde Europa y estará terminada en dos años.

“Será la única antena con estas características que habrá en América y servirá para explorar el Universo profundo, conocerlo y con esa información aportar datos para las futuras colonizaciones”, le contó a Los Andes Félix Menicocci, secretario general de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

La nueva estación le dará soporte a la misión “Deep Space” de exploración del espacio profundo y, también, a otras misiones interplanetarias de la Agencia Espacial Europea. Esta entidad desarrolla un programa de exploración del espacio mediante misiones interplanetarias tales como “Rosetta”, “Venus Express” y “Mars Express”, entre otras, que tienen como objetivo el estudio de otros planetas.

El programa denominado “Deep Space” suma a dos estaciones más, cada una con una antena de 35 metros, como la que se instalará en Argentina, ubicadas en Cebreros, España (DS1) y en New Norcia, Australia (DS2); ambas forman parte de la red de la Agencia Espacial Europea (“Station Tracking Network”).

Éstas, junto con otras antenas de 15 metros de diámetro, sirven para dar apoyo a las misiones de exploración del espacio profundo y a misiones de observación y de ciencia.

Este proyecto, que tiene a Mendoza como protagonista, cuenta con la Conae como autoridad de aplicación del amplio acuerdo de cooperación entre la República Argentina y la Agencia Espacial Europea; además participan el Estado Nacional y de la provincia de Mendoza.

“Con la instalación de esta antena, los científicos de nuestro país, además de integrarse a los proyectos de investigación europeos, ganarán acceso al uso de esta importante red internacional para la realización de sus propios estudios en el contexto del Plan Espacial Nacional”, explicó ayer el canciller argentino Jorge Taiana.

Malargüe, el elegido

La astrónoma local Beatriz García formó parte del grupo de profesionales que realizó la caracterización del lugar. “Se hizo el análisis sísmico, la caracterización del suelo, se estudió la visibilidad y se constató que no hay interferencias para la antena en la zona”, detalló la científica del Conicet.

Además, García señaló que los especialistas que trabajaron en la caracterización del lugar forman parte del Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger. “Lo interesante es que diez por ciento del tiempo de observación será para los científicos argentinos, que podremos desarrollar estudios propios”, enfatizó la astrónoma…[]

Fuente http://www.losandes.com.ar

En 5000 millones de años, la Tierra será absorbida por el Sol. Lejos de casa, inalterados por tan remotos acontecimientos, los Voyager, portadores de la memoria de un mundo ya extinguido, continuarán navegando por el Espacio.

Las naves contienen generadores eléctricos nucleares que permiten que sigan funcionando sus instrumentos científicos.

Una misión que se proyectó para durar cinco años cumplió su treinta aniversario en el otoño de 2007. Se siguen recibiendo datos de los Voyager a través de la red del espacio profundo DSN (Deep Space Network), que por cierto tiene una de sus antenas en Madrid.

Las señales que se envían desde MDSCC (Madrid Deep Space Comunication Complex) al Voyager 1 tardan a la velocidad de la luz 14 horas y 20 minutos en llegar hasta él y otro tanto en volver (28 horas 40 minutos en total). A modo de comparación, la luz tarda sólo 8,32 minutos en atravesar la distancia que separa el Sol de La Tierra (esto es precisamente, 1 unidad astronómica o 1 UA, que suponen 150 millones de kilómetros). Se puede comprobar fácilmente que esto son +107 UA, obviamente se sigue alejando hasta que algo se cruce en su trayectoria y lo atrape o lo desintegre. Ir a buscarlo sería una empresa ciertamente más complicada que ir a la Luna (e increíblemente larga y propensa a fallos)

« Es posible que el Cosmos esté poblado con seres inteligentes. Pero la lección darviniana es clara: no habrá humanos en otros lugares. Solamente aquí. Sólo en este pequeño planeta. Somos no sólo una especie en peligro sino una especie rara. En la perspectiva cósmica cada uno de nosotros es precioso. Si alguien está en desacuerdo contigo, déjalo vivir. No encontrarás a nadie parecido en cien mil millones de galaxias. »
Una cosa es saberlo y otra darse cuenta; en algún lugar ahora mismo se encuentra esa reliquia tecnológica, invisible a nuestros ojos, pero está ahí mientras lees esto, camino de mundos que sólo podemos soñar.

Citas de Carl Sagan
Fuente http://www.blojer.com

Deep Space

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s