El satélite español ‘Deimos-1’, listo para ir al espacio


El astronauta Pedro Duque destaca las aplicaciones económicas de las tecnologías de observación de la Tierra como nueva revolución del sector espacial

El Deimos-1 es un pequeño satélite de observación de la Tierra, de unos 90 kilos y con seis cámaras a bordo para fotografiar el territorio de cualquier parte del mundo. Se considera pionero porque es un desarrollo de una empresa privada española que lo ha diseñado para explotar comercialmente sus datos, un tipo de actividad económica todavía muy poco extendida en el mundo. Deimos Imaging tiene previsto empezar a recibir imágenes de su satélite el mes que viene, pero antes hay que ponerlo en el espacio. La fecha prevista para el lanzamiento, desde la base rusa de Baikonur (Kazajstán) y con un cohete ucranio Dneper, está prevista para el próximo día 25, pero no se descarta un retraso de tres días, hasta el 28. “El satélite está en la sala de integración, en Baikonur, listo para montarlo en el cohete en las próximas horas”, ha comentado el astronauta español Pedro Duque, director de Deimos Imaging.

En el cohete se lanzan a la vez varios satélites: el Deimos 1, otro sistema de observación de la Tierra, de Dubai, algo mayor, así como uno británico muy similar al español (prácticamente un duplicado del Deimos-1 que ha hecho la empresa SSTL, a la que se ha encargado la fabricación), y tres microsatélites (uno del INTA, de demostración de tecnologías, y dos de radioaficionados).

Es novedoso el hecho de que una empresa privada se embarque en un proyecto espacial como Deimos-1, desde el diseño y desarrollo del satélite hasta la configuración de todo el sistema comercial. “Queremos proporcionar a los clientes no sólo imágenes, sino información directamente útil sobre, por ejemplo, las necesidades de nutrientes y de agua de los cultivos, indicando al agricultor cuándo, dónde y cuánto abonar”, ha explicado Duque. “También podremos proporcionar datos acerca de incendios forestales o de la cobertura vegetal del territorio y su degradación”. Para él son especialmente interesantes las repercusiones positivas para el medio ambiente que puede proporcionar el Deimos-1, desde esa reducción del abonado o la optimización del riego para evitar el derroche de agua, hasta el control de la deforestación o la vigilancia de vertidos contaminantes…[]

Fuente www.elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s