Un trozo de pan provoca un cortocircuito en la ‘máquina del Big Bang’


cern-lhc-13

La llamada ‘máquina del Big Bang’ ha sufrido un nuevo y desafortunado percance. Tras la avería que obligó a paralizar su funcionamiento, y los sucesivos problemas que han pospuesto su reinauguración, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) acaba de padecer un insólito cortocircuito debido a un pedazo de pan que cayó sobre su transformador eléctrico.

Una portavoz del CERN, el organismo de investigación situado en Ginebra donde se ha construido el acelerador, ha explicado que el pasado martes “un trozo de pan, que creemos que transportaba un pájaro cayó sobre el aparato, provocando un cortocircuito.

Además, el incidente provocó un calentamiento de dos de sus sectores y una interrupción del sistema criogénico del acelerador de partículas, agregó la portavoz, quien destacó que los dos sectores afectados ya han sido enfriados hasta su temperatura operacional.

El incidente, sin embargo, no ha cambiado para nada los planes de poner en marcha de nuevo, hacia mediados de noviembre, el LHC, el mayor acelerador de partículas jamás construido, después de estar más de un año parado por la grave avería que ocurrió 10 días después de arrancar en septiembre de 2008.

Reinauguración en noviembre

Tras filtrarse el incidente del trozo de pan, con la consiguiente alarma por lo que parece una maldición para “el mayor experimento científico del siglo”, el CERN ha querido minimizarlo y tomárselo con humor.

cern

Por ello, en un breve comunicado emitido para dar cuenta de lo sucedido, y titulado ‘Incidente Pan-Pájaro en el LHC’, el CERN explica que “el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan”.

Según los planes actuales, y después de haber sido reparado durante 14 meses, el CERN tiene previsto volver a hacer circular por el túnel del acelerador el primer haz de partículas hacia mediados de noviembre y efectuar un primer periodo de colisiones a baja energía.

Tras unas cuatro semanas -aunque no se puede calcular exactamente el tiempo debido a la complejidad del proceso- los científicos planean llevar a cabo las primeras colisiones de partículas a alta velocidad, lo que se espera para mediados de diciembre o en enero.

Máxima expectación


Pero los servicios de prensa del organismo ya han advertido a los periodistas que deseen cubrir este evento -las colisiones a una energía de 3,5 TeV- que “dada la imposibilidad de confirmar la fecha exacta” es posible que tengan que pasar entre uno y tres días en el CERN.

La expectación ante el re-encendido del acelerador se mantiene intacta a pesar de todos los problemas, porque una vez el LHC funcione a pleno rendimiento, producirá cientos de millones de choques frontales de partículas a una velocidad próxima a la luz.

En ese momento se recrearán los instantes posteriores al Big Bang, lo que dará informaciones claves sobre la formación del universo y confirmará o rebatirá la teoría estándar de la física, basada en el bosón de Higgs…[]

Fuente www.elmundo.es

  • Tras un año de reparaciones, las partículas volvían a circular en el LHC
  • Pero un nuevo revés ha vuelto a frenar el experimento, que parece gafado
  • Un trozo de pan irrumpió en una de sus unidades de enfriamiento
  • Al parecer, lo transportaba un pájaro que sobrevolaba las instalaciones
  • El CERN bromea con el suceso: “el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan”

El LHC parecía estar recuperado para ponerse en marcha otra vez. Tras un año de reparaciones, los primeros haces de partículas habían sido inyectados en el Colisionador de Hadrones, el acelerador del CERN que busca la llamada ‘partícula de Dios’.

Pero un nuevo revés ha vuelto a frenar el experimento y no ha sido un gran fallo eléctrico o una gran avería. El parón lo ha causado un trozo de pan.

Según informa el diario británico Times Online, el funcionamiento del LHC ha vuelto a pararse debido a un cacho de baguette que irrumpió en una de sus unidades de enfriamiento.

Los científicos detectaron que la unidad que debería haber puesto en marcha el dispositivo de enfriamiento del acelerador fallaba. Ante el aumento de la temperatura, el sistema de seguridad paró el LHC, un proyecto que parece gafado por los imprevistos.

El Gran Colisionador de Hadrones del CERN tiene que estar a una temperatura de unos 270 grados bajo cero para poder funcionar correctamente y cualquier fallo en el proceso de enfriamiento provoca su parada.

Los científicos se vieron sorprendidos al ver que el fallo de refrigeración se debía a algo inusual. Un cacho de pan había paralizado el dispositivo de alta tensión que encendía la unidad de enfriamiento.

Una portavoz del CERN ha confirmado el suceso, aunque y declaró desconocer como el pan llegó al acelerador, que está protegido por altas medidas de seguridad.

“Lo más probable es que fuera soltado por un pájaro o proviniera de un avión” que sobrevolara la instalación, cuenta la portavoz a The Times.

Tras filtrarse el incidente del trozo de pan, con la consiguiente alarma por lo que parece una maldición para “el mayor experimento científico del siglo”, el CERN ha querido minimizarlo y tomárselo con humor.

Por ello, en un corto comunicado emitido este viernes para dar cuenta de lo sucedido, y titulado “Incidente Pan-Pájaro en el LHC”, el CERN explica que “el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan”.

Los científicos del CERN esperan reanudar los trabajos en el LHC, una vez que la temperatura propicia se haya restaurado. Está previsto volver a hacer circular por el túnel del acelerador el primer haz de partículas hacia mediados de noviembre y efectuar un primer periodo de colisiones a baja energía.

http://www.rtve.es/

Al poco de ponerse en funcionamiento sufrió avería seria, una fuga de helio provocó un estropicio considerable en el LHC que lo tuvo fuera de juego bastante tiempo. Posteriormente el reinicio se volvió a aplazar para añadir nuevas características. Finalmente, tras estos y otros problemas de menor calado, hace pocos días la gente del CERN anunció que la puesta en marcha de la máquina había comenzado nuevamente.

Pues bien, este martes el LHC sufrió un nuevo revés. Los científicos de guardia vieron que la temperatura empezó a subir de forma considerable (lo correcto es 2 grados por encima del cero absoluto), algo pasaba en una de las secciones con el sistema de refrigeración. ¿Cuál era el problema?

El culpable del mal funcionamiento del sistema de refrigeración no era otra cosa que un mísero trozo de pan, el cual produjo un fallo en la instalación eléctrica encargada del funcionamiento de la unidad de enfriamiento. No se sabe muy bien cómo llegó el pedazo de pan ahí, según un portavoz del CERN quizás se le cayó a un pájaro.

Por suerte en esta ocasión solamente se produjo un pequeño fallo y se espera que hoy el LHC recupere la temperatura correcta lo que permitirá que los trabajos continúen.

Dicho todo esto, tanto fallo no se debe a que el bosón de Higgs esté viajando en el tiempo para frustrar su propio descubrimiento (¿o quizás si?). Era algo que se esperaba ya que hay que tener en cuenta que el LHC es una máquina muy, pero que muy compleja.

http://alt1040.com/

http://user.web.cern.ch/user/news/2009/091106b.html

Relacionados:
El acelerador del CERN arrancará a mediados de mes pese a un trozo de pan

Nuevo fallo y parada en el LHC por culpa de… un trozo de pan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s