Herschel capta una «estrella imposible» que desafía a la ciencia


El observatorio espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) en la banda del infrarrojo, Herschel, ha desvelado aspectos hasta ahora desconocidos del proceso de formación de las estrellas durante su primer año de operaciones. Sus imágenes revelan la frenética formación de estrellas en lejanas galaxias y las impresionantes nubes de polvo y gas que se extienden a lo largo de la Vía Láctea, en el interior de las que nacen las nuevas estrellas de nuestra galaxia. Una de las imágenes ha capturado una estrella «imposible» en plena formación. «Imposible» porque promete convertirse en algo tan grande que los científicos jamás hubieran imaginado.

Los primeros resultados científicos obtenidos con Herschel han sido presentados hoy en el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (ESTEC) de la ESA. Estas primeras conclusiones desafían a las teorías actuales sobre la formación de las estrellas y proponen nuevos caminos para futuras investigaciones.
Las observaciones realizadas con Herschel de la nube de formación de estrellas RCW 120 han desvelado una estrella embrionaria que podría convertirse en una de las estrellas más grandes y más brillantes de nuestra Galaxia en los próximos cientos de miles de años. Actualmente ya cuenta con una masa unas ocho o diez veces superior a la de nuestro Sol, y continúa rodeada por una nube de gas y polvo de unas 2000 masas solares de la que podrá seguir alimentándose durante los próximos miles de años.
«Esta estrella sólo puede seguir creciendo», comenta Annie Zavagno, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella. Las estrellas masivas son poco frecuentes y su vida es relativamente corta. El poder observar una de ellas durante su proceso de formación representa una oportunidad única para intentar resolver una de las grandes paradojas de la astronomía. “Según las teorías actuales, no es posible la formación de estrellas con una masa superior a ocho veces la de nuestro Sol”, aclara la Doctora Zavagno.
 

Esto es debido a que la intensa luz emitida por las estrellas de este tamaño debería dispersar las nubes que las rodean antes de ser capaces de acumular más masa. Pero por algún motivo todavía desconocido, estas estrellas existen. Actualmente se conocen varios ejemplos de estas estrellas ‘imposibles’, algunas con una masa de hasta 150 veces la de nuestro Sol, pero ahora que Herschel ha descubierto una de ellas en plena formación, los astrónomos tienen la oportunidad de analizar dónde fallan sus teorías.

El comienzo del Universo

Herschel, que fue lanzado el 14 de mayo de 2009 junto con el satélite Planck, es un gran telescopio espacial en la banda del infrarrojo lejano diseñado para estudiar algunos de los objetos más fríos del espacio, en una región del espectro electromagnético prácticamente inexplorada. Concretamente, cuenta con 7, 5 metros de altura y cuatro metros de ancho y es el telescopio de infrarrojo más grande jamás lanzado. La superficie extremadamente pulida de su espejo primario de 3, 5 metros de diámetro – hecho de carburo de silicio ligero– es casi vez y media mayor que el del Hubble, y seis veces más grande que el espejo de su predecesor ISO, lanzado por la ESA en 1995.

‘Cadena de producción’ de estrellas en la constelación de Vulpecula / ESACon su gran capacidad para captar luz y con sus sofisticados detectores enfriados hasta cerca del cero absoluto por más de 2.000 litros de helio superfluido, Herschel será capaz de observar las fuentes de luz infrarroja más débiles y lejanas del Universo, y de analizar las hasta ahora inexploradas regiones del infrarrojo lejano y de la radiación submilimétrica del espectro electromagnético.

También puede ver a través de la opacidad del polvo y el gas cósmico y observar estructuras y sucesos lejanos que datan de los comienzos del Universo – tales como el nacimiento y la evolución de las primeras estrellas y galaxias – hace diez mil millones de años, intentando determinar exactamente cómo comenzó todo. En la Vía Láctea también puede observar objetos extremadamente fríos, tales como las nubes de polvo y el gas interestelar a partir del cual se forman las estrellas y los planetas, e incluso la atmósfera que rodea a los cometas, a los planetas y a sus lunas dentro del Sistema Solar.

http://www.abc.es/

http://sci.esa.int/science-e/www/object/index.cfm?fobjectid=46978

Según las teorías estelares actuales “no es posible la formación de estrellas con una masa superior a ocho veces la de nuestro Sol”, dice la especialista Annie Zavagno. La intensa luz emitida por las estrellas de este tamaño deberá dispersar las nubes de materia que rodean al astro en formación, y éste no podría ir acumulando más masa. Sin embargo, se conocen algunos astros con masa hasta 150 veces la solar, luego la teoría no es correcta. Las llaman estrellas imposibles. De gran ayuda para solucionar este contrasentido son las observaciones que han hecho los astrónomos ahora con un telescopio espacial estrenado hace poco, el Herschel, que ha visto una estrellas en la fase embrionaria que ya tiene una masa de ocho o diez veces la del Sol. Pero además, está rodeada de una nube de gas y polvo de unas 2000 masas solares que podría acabar alimentándola. Eso si, tardaría unos cientos de miles de años en completar ese proceso.

El astro embrionario está en una zona llamada RCW120 y podría convertirse en uno de los más grandes y brillantes de nuestra galaxia. “Esta estrella sólo puede seguir creciendo”, dice Zavagno (Laboratorio de Astrofísica de Marsella). El poder observar una estrella masiva en proceso de formación es una oportunidad única para intentar resolver una de las grandes paradojas de la astronomía, señalan los expertos, refiriéndose al límite de masa estelar.

Este es uno de los hallazgos presentados por los responsables del Herschel en una reunión sobre el primer año de operación de este telescopio, celebrada en Estec, el centro científico y tecnológico de la Agencia Europea del Espacio (ESA), en Holanda. El observatorio fue lanzado al espacio el 14 de mayo de 2009 y está situado a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Con su espejo principal de 3,5 metros de diámetro (una vez y media mayor que el del Hubble) es el mayor telescopio astronómico jamás lanzado al espacio, recuerda la ESA. Es un observatorio especializado en ver el universo frío, que capta radiación infrarroja de los objetos celestes en frecuencias que absorbe la atmósfera terrestre y que, por tanto, es invisible con telescopios en el suelo.

Otro campo de investigación que han destacado los científicos de Herschel es el censo de regiones de formación estelar en la Vía Láctea que están haciendo. Una de las imágenes presentadas muestra, precisamente, el proceso por el que los embriones estelares se forman primero en el interior de brillantes filamentos de polvo y gas, que se extienden a lo largo de toda la galaxia, y que evolucionan luego hasta crear cadenas de nubes de formación estelar que pueden alcanzar varias decenas de años luz de longitud, explica la ESA.

El Herschel no se limita a la vía Láctea, sino que ha captado la radiación infrarroja emitida por miles de galaxias en una región del universo de varios miles de millones de años-luz. Cada galaxia se ve como un punto, pero midiendo su brillo los astrónomos pueden determinar la tasa de formación estelar en su interior. En principio, explican los especialistas, cuanto más brille una galaxia en infrarrojo, más estrellas están naciendo en su interior. Los datos aportados por el telescopio europeo indican que las galaxias han evolucionado mucho más rápido de lo que se creía.

http://www.elpais.com/

Plank

3 Respuestas a “Herschel capta una «estrella imposible» que desafía a la ciencia

  1. Pingback: Tweets that mention Herschel capta una «estrella imposible» que desafía a la ciencia « Portalhispano's Weblog -- Topsy.com

  2. guau demasiada informacion interesante

  3. Puede ser que, sean agujeros negros y no, estrellas en formación. Puede que la velocidad de la luz no sea de 300.000 km/s, la luz nos podría llegar en directo, si esa formación es imposible por que no cambiar ciertas leyes, por cierto no demostradas del todo. Una pregunta, ¿si en un bote cerrado herméticamente metemos helio, hidrogeno, nitrógeno, oxigeno, y demás elementos conocidos hasta la fecha, con el largo periodo que llevase, miles de millones de años, podría llegar a recrear el universo? Llameme ignorante pero realmente necesitaría una respuesta para esta cuestión aunque parezca ridículo mi Mail es mfgmadrid21@yahoo.es. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s