¿Qué está golpeando a la Tierra?


Alrededor de 100 toneladas de meteoroides (fragmentos de polvo y grava, y a veces incluso rocas más grandes) ingresan a la atmósfera de la Tierra diaramente. Observe las estrellas durante más de media hora en una noche despejada y probablemente verá algunos de los meteoros producidos por este acontecimiento. ¿Pero de dónde viene todo este material? Sorprendentemente, la respuesta no se conoce aún con certeza.

Ahora la NASA está desplegando una red de cámaras inteligentes por todo Estados Unidos con el fin de responder a la pregunta ¿Qué está golpeando a la Tierra?

¿Ese meteoro que vio resplandeciendo en el cielo nocturno provino del cinturón de asteroides? ¿Se creó durante la agonía de un cometa? ¿O se trató de un trozo de basura espacial que encontró un ardiente final?

“Cuando llego al trabajo cada mañana y enciendo mi computadora, hay un mensaje de correo electrónico que contiene algunas respuestas”, dice William Cooke, quien es el jefe de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA. “Y no tengo que mover ni un dedo, excepto hacer clic con el botón del mouse”.

El rastro de una bola de fuego de las Delta Acuáridas del Sur, capturado por una de las cámaras de la red, en julio de 2010: película.

Grupos de cámaras inteligentes que pertenecen a la nueva red de meteoros triangulan la trayectoria de las bolas de fuego y un software especial1 utiliza la información para calcular sus órbitas y enviar un mensaje matutino a Cooke por correo electrónico.

“Si alguien me llama y me pregunta: ‘¿qué fue eso?’, podré responderle. Tendremos un registro de todo gran meteoro que ingrese a nuestra atmósfera sobre algunas partes de Estados Unidos. ¡Nada se quemará en esos cielos sin que yo me entere!”

En otras redes de meteoros de Estados Unidos, la tarea de analizar los datos recabados por las cámaras y calcular órbitas debe hacerse manualmente (un proceso que resulta muy tedioso).

“En nuestra red, las computadoras lo hacen por nosotros, y lo hacen muy rápido”, dice Cooke
Las tres primeras cámaras de la red, que tienen cada una el tamaño de una máquina expendedora de chicles, están ya en funcionamiento. El equipo de Cooke desplegará pronto 15 cámaras al este del río Mississippi y hay planes para una expansión a lo largo y a lo ancho del país2. Cooke está buscando de manera activa escuelas, centros científicos y planetarios que estén dispuestos a alojar sus cámaras. Los criterios que busca se encuentran detallados al final de la historia.

Además de rastrear meteoros y sus órbitas, el sistema de Cooke le proporciona otra valiosa pieza de información.

“Brinda datos sobre la rapidez de los meteoros en función de su tamaño, y esto es algo de importancia crítica para la calibración de los modelos que usamos en el diseño de naves espaciales”.

Los cazadores de meteoritos también saldrán beneficiados. Al determinar la trayectoria de una brillante bola de fuego a través de la atmósfera, el software de la red es capaz de calcular si el meteoro impactará contra la Tierra y puede determinar el lugar del impacto con buena precisión.

“Y cuando recolectemos los trozos de meteorito, podremos saber su origen. Yo podría estar sosteniendo un trozo de Vesta en mi mano3. ¡Sería como enviar una misión de recolección de muestras pero sin costo!”

Sin embargo, oportunidades como esta serán poco frecuentes. “La mayoría de los meteoritos caen en el océano, en lagos, en bosques, en campos de cultivo o en la Antártida”, dice Rhiannon Blaauw, quien colabora con Cooke. “Y la mayoría de esos meteoritos nunca serán encontrados. Pero nuestro sistema nos ayudará a rastrear más de ellos”.

La Red Inteligente de Meteoros, de la NASA, está detectando más que bolas de fuego. En esta película, un pájaro se detiene a descansar sobre una de las cámaras, en Georgia. Parece ser que a las arañas también les agradan las cámaras.

Todas las cámaras de la red envían su información sobre las bolas de fuego a Cooke y a un sitio web público, fireballs.ndc.nasa.gov. Los maestros pueden contactar a Cooke en la dirección: william.j.cooke@nasa.gov con el fin de solicitar diapositivas para los talleres de enseñanza con sugerencias sobre el uso de los datos en clase. Los estudiantes pueden aprender a trazar las órbitas y a calcular la rapidez de las bolas de fuego, determinar dónde golpearán el suelo los objetos, a qué altura de la atmósfera se queman las bolas de fuego, etc.

Cooke brinda este consejo para los estudiantes y otras personas que deseen tratar de observar meteoros por su cuenta:

“Salga en una noche despejada, recuéstese en el suelo con el cuerpo extendido y mire directamente hacia arriba. A sus ojos les tomará de 30 a 40 minutos acostumbrarse a la oscuridad, así que sea paciente. Al mirar directamente hacia arriba, logrará también vislumbrar rastros de meteoros con su visión periférica. No necesita equipo especial, solamente sus ojos”.

Y una cosa más: ¡no olvide consultar el sitio web para saber qué fue lo que usted vio!

http://ciencia.nasa.gov

Créditos y Contactos
Autor: Dauna Coulter
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juan C. Toledo
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información

(1) La red inteligente de meteoros utiliza el software ASGARD (All Sky and Guided Automatic Realtime Detection o Detección Automática en Tiempo Real Guiada en Todo el Cielo, en idioma español), el cual fue desarrollado en la Universidad de Ontario del Oeste con financiamiento tanto de la NASA como de Canadá, con el fin de procesar la información y realizar la triangulación necesaria para determinar las órbitas y el origen de las bolas de fuego. La Red de Meteoros de Ontario del Sur (SOMN, por su sigla en idioma inglés), que está compuesta por siete cámaras, también emplea el sistema ASGARD.

(2) Las cámaras serán desplegadas en grupos de 5. Un grupo se encontrará esparcido por el sureste de Estados Unidos, otro en el área de Ohio y Kentucky (de manera que se superponga con la Red de Meteoros de Ontario del Sur o SOMN) y otro a lo largo de la costa del Atlántico, en el noreste. “Esperamos que al menos una de las tres regiones tenga cielos despejados en un momento dado”.

Aquí se detallan los criterios que un lugar debe cumplir para ser considerado como candidato para el emplazamiento de una cámara:

1. Estar ubicado al este del río Mississippi (en Estados Unidos)
2. Horizonte despejado (con pocos árboles)
3. Pocas luces brillantes (ninguna cerca de la cámara)
4. Conexión a internet rápida

(3) El meteorito habrá sido alterado por su viaje, de manera que no será una muestra perfecta pero, dice Cooke, será lo suficiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s